Bienvenidos a mi Blog de Historia, Cultura y Política de Canarias.

Este Blog, se ha creado para transmitir el amor hacia nuestra Tierra Canaria.
Siempre he dicho que es indiferente la ideología, raza, clase…de las personas, lo que verdaderamente es importante es que todos los que se sientan Canarios nos unamos en este proyecto de conocer nuestra brillante y emocionante Historia Canaria y que le transmitamos a nuestros hijos el interés por la Historia de nuestra Tierra Canaria. La tierra que nos ha visto evolucionar y crecer, la tierra que se debatió en conflictos de lucha por permanecer intacta, la tierra que tragó mucha sangre derramada de los nuestros, los Guanches…
También trataremos temas de política y economía de Canarias, donde valoraremos a nuestros políticos y su forma de actuar frente a los problemas del Pueblo Canario.Como no, también tendremos paisajes de nuestra tierra, sería imposible no publicarlos, ya que vivimos en una tierra con unos paisajes emblemáticos.
Nuestra arqueología formara parte de este Blog, nos informaremos sobre nuestros yacimientos históricos y todo lo que vincule a nuestros Museos Canarios.
Nuestros escritores, arqueólogos, historiadores, paleontólogos de Canarias, saldrán también aquí.

Anuncios

Posted on 05/09/2013 by Anarcho-Mission “El libro del Mesías del César muestra que Jesús fue una invención de la corte imperial romana. Su objetivo: ofrecer una visión de un “Mesías pacífico” que serviría como una alternativa a los líderes revolucionarios que sacudían a Israel del siglo I y amenazaban a Roma. Este descubrimiento se basa […]

a través de Autenticos Origenes del Cristianismo. — Analisis 06

Autenticos Origenes del Cristianismo. — Analisis 06

Los guanches por lo general habitaban en cuevas cercanas a santuarios aborígenes o cercanas cuevas-palacios de menceyes.

Según los conquistadores españoles y hallazgos arqueológicos, cien años antes de la conquista. El trono de los menceyes era el poblado de Adeje en el sur de Tenerife (Adexe, en idioma guanche). Desde este lugar gobernaban la isla entera, por lo cuál fue el principal asentamiento en esa época, algunos de los menceyes de Adeje fueron: Betzenuriya, Sunta y Tinerfe. Este último rey fue el último monarca guanche en gobernar la isla unificada, ya que al morir sus hijos se repartieron la isla en nueve reinos que se mantuvo hasta la Conquista de Canarias, por parte de los castellanos.

Con la creación de los nueve menceyatos, se fueron creando de manera simultánea más asentamientos por otros lugares de la isla, algunos donde más tarde los europeos fundaron ciudades y villas, como por ejemplo: Añazo (Santa Cruz de Tenerife) y Aguere (San Cristóbal de La Laguna).

Otro asentamiento guanche fue el que se encontraba junto a la Cueva de Chinguaro (Güímar), y junto a la Cueva de Achbinico (Candelaria). Estos dos últimos parecen haber tenido una función de asentamiento-religioso, pues en estas dos cuevas los guanches veneraron la Virgen de Candelaria como su diosa Chaxiraxi.

Añaterve fue conocido por contradecir a Bencomo en todo. El pertenecía a los bandos de paz con los otros menceyatos del sur.

En la historia de Canarias se le tacha por traicionero, pues se puso del lado de los castellanos en la conquista de la isla de Tenerife.

Bencomo nunca se lo perdonó. Añaterve fué vendido como esclavo a otro pais, se dió cuenta que nada de lo que le prometieron los castellanos era verdad. Añaterve terminó como todos los demás, aún perteneciendo un bando de paz.

MENCEY AÑATERVE-GUIMAR

Desde lo alto, con lamirada perdida en la escarpada holografía que le vio nacer, Beneharo sentía como la impotencia anidaba en su alma. Aquellas cumbres, que por legítima herencia le fueron legadas por sus antepasados, habían sido generosas con él y con su pueblo durante siglos. Allí, siempre fue libre. Las nieblas de Anambro, las aguas que daban vida al barranco de Afur, la atalaya de Taborno, el roque sagrado de Taganana, hasta el último rincón de aquella tierra amaba. Pero el verde pasto que había alimentado a su ganado se había teñido de sangre.

 Aquel invasor pasaba a cuchillo a todo hermano suyo que osara oponerse y se apoderaba de sus rebaños, acorralando cada vez más a los pocos que aún sobrevivían. Atrás quedó la unión gloriosa de todos los meceyes, en pos de un único fin común, que había dado como resultado la victoria en Acentejo. Allí, con sus banotes de madera y piedras vencieron a las tropas extranjeras, con armaduras y extrañas armas que lanzaban fuego. Recordaba con júbilo como aquel Adelantado perdió los dientes mientras huía como un cobarde de su isla.

 

 

Traición.

Añaterve, mencey de Güimar, hijo del gran Acaymo, había favorecido al invasor mostrándole las mejores rutas para acceder de nuevo al norte de la isla desde Añazo, donde había permitido el desembarco de sus tropas. Había confabulado con el enemigo, mientras su raza era masacrada en un nuevo enfrentamiento en Aguere. La traición de la propia raza. Beneharo no podía asimilar algo así, más cuando había visto a sus congéneres luchando a pecho descubierto con más valor que armas. Él, que había conseguido imbuir de nuevo valor en los corazones  de los pocos faycanes con los que podía contar, conduciéndolos a una muerte segura. Allí murió Bencomo, el más grande mencey de Tahoro, el más sabio, que había unido a todos los menceyatos como un solo ejercito. Allí murió, enfrentándose al De Lugo con casi 70 años.

Beneharo enloqueció de rabia e implorando a los dioses del cielo y de los infiernos aún tiempo, buscó refugio en la inaccesibilidad de sus riscos.

Pero su pueblo no se rindió. Y la Liga de Tahoro volvió a reunir a sus hombres. Bentor, como sucesor de su padre, Bencomo, arengó a unos 6.000 guanches, hombres y mujeres, para lo que debía ser la batalla definitiva. No calló en la falsa treta del De Lugo, que envió a un canario converso, Fernando Guanarmete, para que aceptara la rendición. No lo permitiría. Confiarían de nuevo el terreno, que conocían bien, y los esperaron una vez más emboscados en el barranco de Acentejo. Pero los castellanos, aleccionados por la primera gran derrota, mejor organizados, arremetieron con saña. Y la matanza de aquella terrible jornada doblegó por fin la única resistencia que impedía la conquista extranjera.

 ¿Cuál fue nuestro mal?

¡Guayotaaaaaa! Demonio del fuego, que tantas veces intentaste robarle la tierra al Guanche, convirtiendo en yermos sus fértiles valles. Que una vez tuviste el valor de apresar en tu negrura a Majek ¿Dónde escondes tu furia ahora?

La sangre de hombres y mujeres libres que lucharon con valor por seguir siéndolo. El dolor de sus hermanos que no querían otra cosa que vivir en paz. Ese dolor lloró en los ojos de Beneharo, doblegando sus fuerzas y postrándole de rodillas. Cual era aquel dios, que adorara aquel pueblo, que hiciera distinción entre los hombres. Que le impulsara a llegar, desde el otro lado del horizonte, a tierras ajenas y matar las almas de sus gentes con el veneno de la esclavitud.

 ¡Yo soy libre! ¡Siempre seré libre!

Se puso en pié apretando los puños y lanzó su añepa al abismo. Miró al Echeyde, a lo lejos, por encima de todo. Miró la tierra a sus pies, cada roque, cada barranco. Y comprendió al fin. Nadie podrá esclavizar su alma, jamás, pues no existía dios conocido o extranjero que pudiera arrebatarle el poder de decidirlo. Y con la templanza, el orgullo y la nobleza de un Mencey, Beneharo saltó al vacío, seguido por el eco mientras aclamaba por última vez a su dios.

¡Achamaaaaaannnn!

MENCEY DE ANAGA-BENEHARO.

Dácil era una princesa guanche, nieta del Mencey de Taoro.
Era admirada en toda la isla por su belleza y estaba prometida a
Duriman El Montañez. Sin embargo, con la llegada de los españoles,
el Capitán de Caballería Fernando García del Castillo, se enamoró de
ella. El oficial castellano fue hecho prisionero y puesto bajo el
cuidado de la princesa para que ella pudiera sanar sus heridas,
sufridas en una batalla. Según varios historiadores, Del Castillo fue
un diplomático que prestó algunos servicios tanto a los guanches
como a los españoles por lo que era bien considerado por ambos
bandos y fue honrado a menudo por el Rey de Taoro.
Ambos hablaron y se enamoraron en este momento. Sin
embargo, los rumores de que ellos habían hablado a solas, una
práctica prohibida por la ley guanche, se extendieron rápidamente.
Duriman El Montañez, que se sentía rechazado por la princesa, la
acusó de estar a solas con un hombre que era, además, un castellano
y, por tanto, el enemigo de su tierra y de su gente. Pidió a Bencomo,
su padre y actual Mencey, la detención a la princesa. Para cumplir
con la ley, su padre se vio obligado a encarcelarla, así que
permaneció encerrada durante varios meses. Sin embargo, más
tarde, ella fue puesta en libertad gracias a unos testigos que
pudieron engañar al rey de que los amantes nunca estuvieron a solas
porque alguien había estado presente durante sus entrevistas. La
princesa se casó con el Conquistador en la Iglesia de la Concepción
de Los Realejos, en Tenerife. Luego, fue bautizada como Catalina
García Izquierdo.

LA PRINCESA DÁCIL.

La Ley de Puertos Francos de Canarias fue promulgada por el ministro Juan Bravo Murillo en 1852.

La Ley de Puertos Francos se componía de un conjunto de medidas económicas que vino a suponer la liberalización de la entrada y salida de mercancías del archipiélago canario, impulsando desde entonces la economía isleña y constituyendo un importante incentivo fiscal para el comercio con y desde las islas.

Las razones esgrimidas por los defensores del llamado “librecambismo isleño” para reclamar un sistema impositivo distinto al del resto de los territorios del Estado español se basaban en la realidad de la economía insular, que históricamente no fue complementaria con las economías de la Península Ibérica. Este hecho provocó que, desde su conquista y colonización, las islas tuviesen sus principales mercados fuera de los territorios de la Corona española (con excepción de las colonias americanas, con la que sí se establecieron fuertes vínculos comerciales hasta su independencia), como ejemplifica el hecho de que los azúcares y aguardientes canarios se comercializaran fundamentalmente con puertos como los de Génova y Amberes, o que los vinos y la cochinilla se exportaran fundamentalmente a Inglaterra. Así pues, puesto en marcha el proyecto de Estado liberal en España, el proteccionismo de la economía española y sus gravámenes a la importación y la exportación, resultaron nefastos para una economía “internacionalizada” como la canaria. La ley de Puertos Francos se convertiría entonces en la herramienta para dar encaje a las peculiaridades de la economía isleña.

Esta ley provocó un notable crecimiento de la economía de las islas, favoreciendo el comercio y la exportación del plátano y el tomate con el continente europeo desde principios del siglo XX.

Los efectos beneficiosos de la ley duraron hasta entrado el tercer cuarto del siglo XX, cuando los Puertos Francos perdieron su atractivo como incentivo fiscal con la implantación del Régimen Económico y Fiscal de Canarias (REF) y el mercado único europeo.

LA LEY DE LOS PUERTOS FRANCOS-CANARIAS

El día 21 de octubre de 1805, la escuadra hispano-francesa, formada por cuarenta barcos, avistó a la flota británica, que disponía poco más o menos del mismo número de navíos. Esta iba al mando del almirante francés Villenueve. La británica a las ordenes del almirante Nelson. Aquel hace maniobrar a sus barcos de forma erronea, […]

a través de La batalla de Trafalgar (historia de España) — Magazine Cultural

La batalla de Trafalgar (historia de España) — Magazine Cultural

En 1859, España comenzo la guerra africana, para recuperar el dominio de aquellas zonas en las que, durante tiempo, había ejercido su influencia. Los cabileños, un grupo bereber autóctono de las montañas de Cabilia, al norestede Argelia, atacaron Ceuta; y España declaró la guerra al sultán Muley Abd el-Rahman. Cinco divisiones españolas, con O’Donnell, Prim […]

a través de La guerra de África (Pedro Antonio de Alarcón) — Magazine Cultural

La guerra de África (Pedro Antonio de Alarcón) — Magazine Cultural

Economía sumergida: Tomando en cuenta la definición dada por el Consejo Económico y Social de España, esta se define como el conjunto de actividades de producción de bienes y prestación de servicios para el mercado que eluden normas, tanto fiscales como de cualquier otro tipo con contenido económico, entre las que se encuentran las […]

a través de Economía y finanzas — Magazine Cultural

Economía y finanzas — Magazine Cultural

Los Picaros En la España de Carlos V, el que andaba escaso de recursos y no quería trabajar tenía dos posibilidades: marcharse a América o deambular por las grandes ciudades, viviendo del ingenio, astucia y simpatía, engañando a unos, hurtando a otros, sirviendo a los menos y aprovechándose de los más. Poco a […]

a través de La Novela Picaresca en España — Magazine Cultural

La Novela Picaresca en España — Magazine Cultural

Pueblos y razas Desde que apareció el hombre en la tierra han nacido en el seno de familias, tribus, pueblos y razas de ochenta mil a noventa mil millones de humanos. Algunos pueblos han desaparecido y han dejado escasos restos de su civilización; otros han sobrevivido hasta nuestros días y han conservado las tradiciones […]

a través de Pueblos y razas del mundo — Magazine Cultural

Pueblos y razas del mundo — Magazine Cultural